Para el osteópata el hígado es un órgano casi indispensable de tratamiento, sobretodo en mujeres, ya que éste se encarga de metabolizar la mayoría de hormonas, entre ellas los estrógenos. Las terápias de manipulación del hígado tienen varios propósitos sobretodo reforzar el metabolismo y su excreción.
Su trabajo se realiza según la necesidad del paciente, el osteópata puede trabajar el hígado a nivel ligamentario, en viscoelasticidad, vasculo-linfático, psicoemocional y evidentemente arterial (arteria hepática).
Cabe diferenciar tres partes del hígado a tratar y en base a ello el osteópata utiliza una u otra téc-nica:
1.parte media: zona metabólica ( digestión, toxinas ).
2.parte derecha: zona infecciosa ( memoria de hígado, hepatitis A,B,C ).
3.parte izquierda: zona mecánica ( ligamento triangular izquierdo ).
De la arteria Aorta discurren las tres grandes arterias para un tratamiento osteópatico a nivel del hígado que son la gástrica, esplénica y la hepática.