Bruxismo, estrés y cervicalgia. Tratamiento osteopático

//Bruxismo, estrés y cervicalgia. Tratamiento osteopático

Bruxismo, estrés y cervicalgia. Tratamiento osteopático

Una de las causas posibles del dolor cervical o un dolor de dientes es el bruxismo.

Muy a menudo, el lugar dónde nos duele corresponde únicamente a la localización de un síntoma, enmascarando la verdadera causa de dolor y esto en osteopatía no es ningún secreto.

El bruxismo es el hábito de apretar o rechinar los dientes, durante el día o durante la noche, consciente o inconscientemente, siendo éste a menudo un mayor problema de noche.

Cuando masticamos de manera correcta, apoyamos sobre 4 pilares básicos: Los caninos y los molares. El cierre de la ATM (articulación Temporo-mandibular) es extremadamente fuerte y potente, ¡representa una fuerza de 80 a 200 kilos por centímetro cuadrado!.

Imaginemos, ¿qué sucedería si repitiéramos ese mismo cierre durante 6-8 horas mientras estamos durmiendo toda la noche? Sería como hacer deporte mientras intentamos dormir, y a modo figurativo es lo que ocurre.

Como resultado a todo esto, la persona bruxista tiene un mayor desgaste dental y dolor de mandíbula, manifiesta cansancio por la mañana al levantarse, le duele todo el cuello o sufrecervicalgia, tiene desequilibrios posturales, le cuesta abrir la boca o le crepita la mandíbula, sufre migrañas o dolores de cabeza, y un largo etcétera.

En Centro de osteopatía MOTEC defendemos un trabajo interdisciplinario junto a un especialista en oclusión (no cualquier dentista) para proteger e intentar sanar la causa y el dolor del paciente bruxista mediante un trabajo osteopático y con una férula de descarga con la función de amortiguar y repartir las fuerzas y tensiones excesivas.

 

Tratamiento Osteopático

Desde la Osteopatía trabajaremos toda la musculatura mandibular, suturas craneales, huesos craneales, toda la región cervico-escapular y sus relaciones con el sistema nervioso mediante técnicas suaves cráneo-sacrales para poder disminuir el estado de ansiedad con el objetivo de una mejor adaptación a las férulas o la posibilidad de no necesitarlas.

El trabajo craneal es muy importante, puesto que trabajamos el equilibrio mediante la armonía de los diferentes huesos y su relación con la articulación temporomandibular. También, mediante técnicas suaves de osteopatía cráneo-sacral, aplicable a huesos craneales, pelvis, columna vertebral y sacro, podemos equilibrar el sistema nervioso autónomo, disminuyendo el estado de ansiedad crónico si este fuera la causa.

png

 

Algunos consejos

1) Cuando uno es consciente de que está bruxando los dientes puede colocar la punta de la lengua en el paladar, justo detrás de los dientes.

2) Insistir en la práctica deportiva. Ayuda a canalizar el estrés con la estimulación de endorfinas. Estas nos ayudarán a intervenir y disminuir el dolor.

3) Practicar la respiración abdomino-diafragmatica, ya que esta provoca una relajación general.

4) Doblar una toallita, mojarla en agua caliente, retorcerla y aplicar en ambos lados de la cara. El calor relajará los músculos tensores de la mandíbula.

5) Evitar hábitos cotidianos como mascar chicle, morderse la uñas, morder un bolígrafo.

6) Terapia conductista. Esta terapia a groso modo ayuda al paciente a abandonar hábitos indeseables o perjudiciales para uno mismo. Últimamente se está trabajando en pacientes bruxistas atribuir una serie de colores determinados para trabajar el sistema nervioso central y poder cortar este biofeedback.

2016-11-07T17:07:20+00:00