La Osteopatía sigue siendo una gran desconocida en el mundo de la oftalmología, pero sin embargo cada vez es más común su aplicación en la prevención y la mejora de la visión. Además, ofrece muy buenos resultados en el tratamiento de la miopía, la hipermetropía, el astigmatismo, el estrabismo o el glaucoma, entre otros.

Causas de la miopía, hipermetropía y astigmatismo

En el tratamiento de la miopía, la hipermetropía y el astigmatismo, la osteopatía mejora los defectos de la refacción de la luz, trabajando cada uno de los huesos que forman la órbita y su conjunto de la lente ocular. El síntoma para detectar la deformación del globo ocular es la visión borrosa o distorsionada. Las causas principales que pueden originar esta deformación suelen ser por acciones durante el parto o el embarazo. También se puede producir por una compresión de los huesos craneales que desarrollen alteraciones de músculos, nervios o arterias, provocando defectos en la visión, así como el enfoque del ojo. En el caso del astigmatismo, debido a la irregularidad en la curvatura, la forma esférica se altera cambiando a una forma más elíptica u ovalada impidiendo el enfoque entre lejos y cerca. El astigmatismo puede asociarse en algunos casos a la miopía, hipermetropía o por otros motivos aislados.

La osteopatía como tratamiento :

Con la osteopatía trabajaremos cada hueso craneal y de la bóveda ocular con el objetivo de liberar todas las tensiones suturares, musculares, arteriovenosas o estructuras nerviosas. De este modo, devolveremos al ojo su forma esférica y su funcionalidad, así como una correcta posición en cuanto al eje del ojo.

Es importante comenzar a tratar al niño desde edades tempranas, a ser posible antes de los siete años para evitar complicaciones.

Otros problemas derivados de la vista como en el caso de las cataratas tempranas o la presbicia, la osteopatía puede ayudar a nivel de la vascularización del ojo, mejorando el deterioro de la córnea.

En el caso del glaucoma, también llamada tensión intraocular, la osteopatía trabaja como drenaje favoreciendo el movimiento de la sangre y disminuyendo considerablemente la presión interna del ojo.

La osteopatía craneal puede liberar tensiones alrededor de los ojos, actuando en los huesos de las órbitas y en las membranas intracraneales y mejorando la visión de una forma bastante eficiente.

Además, actúa en la circulación de la sangre, de la linfa, del líquido cefalorraquídeo y libera la presión de los nervios y vasos sanguíneos que rodean a los ojos.

El osteópata cualificado valorará mediante diferentes tests las suturas craneales y paquetes vasculonervioso.

Trabajaremos zonas de disfunción mediante técnicas articulares, viscerales, membranosas o posturología, sin olvidarnos de las conexiones con el resto del cuerpo. Todo ello complementado con ejercicios y terapias especializadas.

Vanesa Galindo Aragoneses

Directora de Centro de osteopatía MOTEC

Eur Ost D.O m.R.O.E 430